«

»

Dic 01 2006

Imprimir esta Entrada

Gibraltar estrena constitución

Cuando en 1967 los gibraltareños acudieron a las urnas por vez primera para pronunciarse en referéndum sobre la propuesta (exigencia, mejor dicho) de anexión española, Madrid puso el grito en el cielo: los yanitos no tenían derecho a opinar, Londres debía entregarlos maniatados.

Ayer la sociedad gibraltareña, un pueblo único y diferente de cualquier otro, producto de tres siglos de evolución separada en un entorno aislado, votó una vez más y escogió soberanamente su nueva constitución.

Es un paso más en el camino ya irreversible de Gibraltar hacia su madurez como colectividad humana diferenciada y decidida a tomar las riendas de su propio destino. Es un peldaño más, y muy importante, en la emancipación política de este pequeño país inofensivo, encantador y sobre todo, vecino. Algunos llevamos casi dos décadas defendiendo a ese país vecino y tratando de convencer a los españoles de que Gibraltar es a España como San Marino es a Italia: un minúsculo país vecino similar a otros muchos de esta compleja Europa, que no hace ningún daño y con el que podemos convivir desde el respeto, en armonía.

Atrás va quedando la obsoleta reivindicación anexionista ante la fuerza de los hechos. Gibraltar es una realidad amarga para muchos representantes de la vieja España. No debería serlo para las generaciones de hoy, para los españoles del siglo XXI.

Publicado por la agencia Opinionpress.

LinkedInTuentiMeneamePrintFriendlyCompartir