«

»

Jun 01 1996

Imprimir esta Entrada

Entrevista a Joseph García

Entrevista a Joseph garcía, líder del Partido Liberal de Gibraltar

¿Cómo valora las recientes elecciones celebradas en la colonia?

Los resultados de las elecciones tienen que ser respetados como base de la voluntad del pueblo, porque esto es la esencia de la democracia. La participación del ochenta y ocho por ciento es un tributo al pueblo de Gibraltar. Había mucha gente harta con la manera en que la administración socialista había llevado la política interna en los últimos cuatro años. Este descontento ha condujo a una polarización de las posturas entre los partidarios de deponer a los socialistas y las personas en contra. Con una situación tal, el centro político se redujo, y esto explica el resultado electoral del Partido Nacional. El sistema electoral en Gibraltar no es representativo de cómo el pueblo emite su voto, y esto no ayuda. En Gibraltar tenemos un sistema colonial muy peculiar, y los electores tienen ocho votos para quince escaños.

¿Qué tipo de partido político es el Partido Nacional?

La ideología del partido es una ideología liberal. Los derechos individuales, los derechos del pueblo y de las minorías son temas centrales de la filosofía politica del Partido Nacional. De acuerdo con esta filosofía, el partido cree firmemente en el derecho a la autodeterminación del pueblo de Gibraltar. Como sabe, Gibraltar es una colonia y debe ser descolonizada. El punto de partida de mi partido es que sólo el pueblo gibraltareño puede decidir su futuro. Este concepto del derecho del pueblo es parte vital de la ideología liberal. Ser oposición fuera del Parlamento nos permite trabajar por Gibraltar y por sus ciudadanos. Nosotros proporcionamos un servicio a los miembros del pueblo, destacamos artículos en los medios de comunicación, y buscamos proyectar el punto de vista de Gibraltar internacionalmente. Por ejemplo, recientemente mandamos una delegación para asistir al 47º Congreso de la Internacional Liberal en Holanda.

¿Cómo valora la reacción española ante las elecciones celebradas en Gibraltar?

El problema con los sucesivos ministros de Exteriores españoles es que para ellos los gibraltareños no existen. La gente de Gibraltar quiere una relación cordial con España, pero el problema es que las autoridades españolas no ven que hay treinta mil personas que viven en Gibraltar, y que estas personas tienen derechos. La noción de pasar un territorio de un monarca a otro contra la voluntad de sus habitantes es extraña en esta epoca. Estamos en mil novecientos noventa y seis, no en mil setecientos cuatro. En mil novecientos ochenta y cuatro se inició un proceso de negociación entre Gran Bretaña y España sobre Gibraltar. Entre sus muchas fallos, este foro no reconoce a los gibraltareños como parte de las discusiones. Es como si la gente de Gibraltar no existiese, cuando la realidad es que ellos deben ser el factor más importante de la ecuación.

¿Cree que el gobierno recién elegido hará concesiones a España?

No. El nuevo ministro principal ha dicho que no hará concesiones a España en el tema de la soberanía.

¿Cuál es su opinión política respecto a la reivindicación territorial española?

La petición española es anacrónica, prehistórica, y está fuera de contexto. El hecho es que Gibraltar es una colonia y debe ser descolonizada de acuerdo con la expresión democrática de los deseos de sus ciudadanos. Esta es la única solución democrática. Es posible que, según se vayan enraizando las tradiciones democráticas en España, las autoridades españolas contemplen el problema de Gibraltar desde un ángulo más democrático. Las actitudes tienen que cambiar. Es importante recordar que los sucesivos gobiernos españoles, desde la dictadura del General Franco hasta la actualidad, han utilizado con frecuencia el asunto de Gibraltar para distraer la atención de los problemas internos. Esto significa que muchas generaciones de españoles tendrán que cambiar para que esta nueva actitud más democrática alcance los niveles políticos y oficiales. Hoy es ya el veintiocho por ciento de los españoles el que apoya la autodeterminación de Gibraltar. Es de esperar que esta cifra siga creciendo.

Pero en España no se ve a los gibraltareños como una colectividad arraigada y diferenciada…

Los gibraltareños que hoy viven en el Peñón pueden remontar sus raices hasta hace casi trescientos años. Cuando los ingleses conquistaron el Peñón de Gibraltar en el año mil setecientos cuatro, ganaron una fortaleza sin población civil. A medida que pasaba el tiempo, comerciantes de todo el Mediterráneo llegaron a Gibraltar y se instalaron allí. Había lazos muy fuertes con lugares como Génova y Malta. Este proceso de inmigración llevó a la formación de los gibraltareños que conocemos hoy. En otras palabras, de la misma manera que el concepto de americano o australiano ha surgido a lo largo de los años a causa de la emigración histórica, lo mismo puede decirse de los gibraltareños. Los gibraltareños han habitado Gibraltar desde antes de que los Estados Unidos existieran como pais. Así pues, el pueblo de Gibraltar nunca ha sido español ni inglés. Es un pueblo distinto, con su propia cultura, y su propia evolución política e histórica, que ha sido siempre distinta y ha estado siempre separada de la española. La tragedia es que este hecho histórico sea ignorado o desconocido en los círculos oficiales de Madrid, donde se contempla nuestro hogar nacional como una simple finca en disputa.

Entrevista publicada en la revista Sociedad Global en junio de 1996.

LinkedInTuentiMeneamePrintFriendlyCompartir