«

»

Jun 16 2013

Imprimir esta Entrada

En economía, PP y PSOE apenas difieren

Publicado en el diario La Gaceta de los Negocios el 15 de junio de 2013.
Sección “El debate del sábado”.

Pregunta formulada por el diario:
¿Son compatibles las políticas económicas de PSOE y PP?

Respuesta:

La Gaceta de los Negocios 15-03-20131. Sí, porque ambos son en el fondo socialdemócratas.  Los dos grandes partidos, a los que tanto gusta llamarse “sistémicos”, troncales a la democracia, responden por igual a lo que los politólogos denominan consenso socialdemócrata. Ese consenso, implantado en Europa occidental en los cincuenta, y asumido aquí desde la Transición, iguala a los gobiernos más allá de su color político formal. El Nobel de Economía liberal Friedrich von Hayek ya lo había advertido cuanto dedicó “a los socialistas de todos los partidos” su obra maestra Camino a la servidumbre.

2. Sí, porque ambos fomentan el Hiperestado. En el fondo, PP y PSOE apenas difieren en su política económica. La socialdemocracia transpartita que ambos representan mantiene un Estado del bienestar que, en realidad, es el bienestar del Estado y de sus gestores. El ciudadano medio ya trabaja 184 días al año para costearlo. Rajoy ha subido los impuestos treinta veces en dieciséis meses. Populares y socialistas sostienen este enorme Hiperestado porque les da dinero y poder.

3. Sí, porque ambos anhelan una nueva burbuja. PP y PSOE fueron los coautores del falso milagro español, que en realidad sólo fue la combinación de dos factores: las ingentes transferencias de capital de los contribuyentes nordeuropeos y las burbujas infladas sucesiva y deliberadamente desde el poder político. Ahora, ambos suplican a Europa una nueva burbuja que engulla los restos del estallido de la burbuja anterior. Pan para hoy, deuda para mañana.

4. Sí, porque ambos necesitan recuperar posiciones. Está en mínimos históricos la intención de voto a las dos viejas marcas electorales del partido único socialdemócrata que, en realidad, nos gobierna desde 1982. Ante esto, el establishment inventa nuevas opciones de laboratorio para encauzar el descontento, siempre con viejas glorias del propio sistema. Pero no basta porque la desafección ya es extrema. A PP y PSOE les urge recuperar apoyo, y ahora les conviene presumir de sacrificio y visión “de Estado”.

LinkedInTuentiMeneamePrintFriendlyCompartir