«

»

Mar 01 2000

Imprimir esta Entrada

Mares “de nadie”, peligro para todos

Varios vertidos de ingentes cantidades de petróleo en diferentes mares, y particularmente el desastre ecológico producido por la rotura de un oleoducto en aguas brasileñas, han reavivado el debate sobre la protección del medio ambiente marino. Las soluciones propuestas por las principales organizaciones ecologistas parecen dejar de lado el factor principal que hace de los mares y océanos regiones de impunidad en las que todo vale y nadie se ve obligado a responder de sus actos: la falta de derechos de propiedad sobre el mar y sus elementos. El jurista peruano Enrique Ghersi alerta sobre la rápida progresión que terminará convirtiendo a los mares en una inmensa cloaca si continuan siendo “de nadie”. Los medios técnicos de los que disponemos hoy en día hacen posible delimitar zonas tanto de la superficie como del lecho marino, e incluso bancos de peces, nódulos de manganeso y otras fuentes de riqueza.

La asignación de derechos sobre el mar es tal vez la única solución viable a largo plazo para impedir la definitiva destrucción de los ecosistemas marinos y la conversión del setenta por ciento de nuestro planeta en un basurero irrecuperable, lo que equivaldría a provocar el suicidio de nuestra especie. Solamente si cada zona o elemento marino tiene un dueño individual o colectivo que se preocupa de su mantenimiento cabe esperar que se incremente el rigor en las condiciones de tránsito de las sustancias peligrosas. Cuando algo no tiene dueño, nadie lo protege. Por otra parte, los vertidos recientes ponen de manifiesto una vez más la urgencia en sustituir los combustibles fósiles por energías renovables cuya producción no resulte nociva para nuestra biosfera.

Publicado por la revista Perfiles del siglo XXI en marzo de 2000.

LinkedInTuentiMeneamePrintFriendlyCompartir